La clásica 1° de mayo que recorre toda la Argentina

Festejar el Día del Trabajador con despidos, desempleo y salarios impagos se ha convertido en parte del folklore para estos días.

La pesada herencia ya no convence a todo el electorado que espera alguna especie de milagro en las finanzas de este País. La realidad se cae encima una vez más y lo único que crece de forma desmedida es el desempleo. Constantes despidos certifican esta triste realidad en el medio de los festejos por la conmemoración del Día del Trabajador.

En esta oportunidad le tocó al SENASA y la Secretaría de Agricultura Familiar aportar una nueva cantidad de despidos. Salta aportó más de 15 en una ola en la que más de 200 trabajadores no tuvieron la chance de ver este 1ro de mayo como un día para celebrar.

Esto no es todo, en el sector privado no se han generado las condiciones necesarias para crear nuevos puestos de trabajo, y las inversiones han quedado en un anhelo cada vez más alejado de la realidad. Es muy probable que sea por este lamentable escenario que el presidente Mauricio Macri decidió no participar de ningún acto en este emblemático día, y se conformó con simplemente enviar un mensaje a la patria trabajadora.

“Les deseo a todos los argentinos un feliz día del trabajador”, señaló el mandatario en un mensaje a través de Instragram y llamó a “seguir juntos construyendo la Argentina que soñamos”. Si para Mauricio Macri el sueño es engordar la lista de desempleados o trabajo en negro, seguramente estamos en el camino correcto.

Nuestra Provincia no se achica, y en este escenario agrega un cuadro aún más lamentable. Y es en el medio de tan importante celebración que los porteros de hospitales públicos no pueden conmemorar su día y se lanzaron en la cruzada de luchar por su salario. “Hace rato que venimos sufriendo los atrasos en los pagos de sueldo, ni los aportes nos hacen, no nos pagan en fecha. Desde diciembre que venimos así, ni el pago de horas extra hicieron”, consignó Aldo Cancino uno de los delegados que se encuentra encadenado en las inmediaciones de uno de los hospitales de la Provincia.

Más de 50 porteros sufren la misma situación desde hace meses y sus ganas de festejar han quedado en años atrás. Mientras la gran mayoría de la administración pública conmemoró este día con sus sueldos depositados el 28 de abril pasado, los porteros esperan que lleguen los ítems que se le adeudan desde el 2017.

Este es el escenario de una clásica que empezamos a vivir los “primero de mayo”. La realidad sacude una gestión que transita por su tercer año al frente del Ejecutivo Nacional y aún espera la llegada de un segundo semestre “muy prometedor”.

Sé el primero en comentar

Dejanos tu comentario